jueves, diciembre 23, 2010

Un gobierno que ejerce la política de tierra quemada

Explicamos cómo el gobierno negocia con las asociaciones sectoriales de renovables y que es lo que ha sucedido hoy con la ‘eufemísticamente’ llamada por el gobierno ‘reforma’ del mercado eléctrico, cuando en realidad deberían decir ‘que la fotovoltaica pague a las eléctricas lo que nosotros no nos atrevemos a subir al consumidor en enero’.

La historia nunca contada (públicamente) de las tácticas mafiosas del gobierno
Corría septiembre de 2008. El sector estaba negociando con el Ministerio de Industria. La última propuesta de este a las asociaciones era un cupo de 350MW (se habían instalado casi 2.500MW ese año en suelo) casi todo en tejado y con unos 100MW adicionales en suelo durante un periodo transitorio. La prima iba a ser de 0,32c€/kWh. Mientras tanto las asociaciones fotovoltaicas intentaban que el cupo fuera de 700MW al año para no suponer la muerte del sector, como así ha sido, y que no hubiera discriminación dentro de ese cupo sobre si la potencia iba a ser en suelo o techo. En esto, uno de los viernes de septiembre, los presidentes de las asociaciones fotovoltaicas reciben una llamada del ministerio un viernes a las 9h00 de la mañana y les dice:
“Si os manifestáis públicamente de acuerdo con lo que va a aprobar el gobierno, aprobamos lo que está encima la mesa, sino no aprobaremos los 100MW adicionales a cupo y la prima inicial será de 0,21c€/kWh. Esto entra dentro de 2h en el consejo de ministros. Necesito el visto bueno de todos antes de ese plazo”.
Ese viernes se aprobó la legislación y el gobierno sacó su nota de prensa diciendo que los recortes se habían hecho de manera negociada con el sector. Así mismo a la semana siguiente los presidentes de las distintas asociaciones publicaron en medios de comunicación artículos de opinión en los cuales explicaban que, efectivamente, las modificaciones habían sido hechas de común acuerdo entre ellos y el gobierno.

Les digo esto porque estos días verán que se repite mucho que eólica y termosolar han acordado reducciones con el gobierno y que los insolidarios fotovoltaicos no lo han hecho. No se lo crean. Es muy posible que tanto eólicos como termosolares hayan sido coaccionados de la misma forma. En el caso de los fotovoltaicos ya estamos muy curtidos en estas tácticas del gobierno como para que nos vuelvan a tomar el pelo de nuevo vendiéndonos dos meses después del último cambio sin negociar, otro cambio que, una vez más, va a ser definitivo.

La politica de tierra quemada
El gobierno ha creado un sistema eléctrico que incrementa el precio de la electricidad estratosféricamente. El precio que paga un consumidor por la electricidad tse compone de la parte regulada y la parte de mercado. En la primera entran los costes regulados: Costes de insularidad, primas a renovables,… En la segunda parte solo entra el precio al que van a vender los generadores la electricidad a mercado. Este precio se obtiene en una subasta llamada CESUR cada trimestre. En la subasta de este trimestre el precio de la electricidad, en solo tres meses, subió ¡¡¡un 20%!!! Lo cual significaría que para que el gobierno mantuviera el mismo nivel de déficit tarifario que en la actualidad debería subir la electricidad un 10,3%.
La CNE ya critico este sistema de subastas CESUR por considerar que subía el precio de la electricidad al no existir competencia suficiente. Hoy el presidente de la Comisión Nacional de Competencia decía, literalmente, que le parecía escandaloso todo lo que estaba sucediendo con la electricidad, el mercado eléctrico y como se estaba favoreciendo a las empresas eléctrica.
Pues bien, el gobierno, ni corto ni perezoso, anuncia que la electricidad no subirá un 10% y en lugar de reformar el sistema eléctrico, como todos los organismos independientes recomiendan (CNE, CNC,… ) decide seguir favoreciendo a las eléctricas de forma absolutamente escandalosa y que, en esta ocasión las fotovoltaicas paguen el pato. Las fotovoltaicas aportan casi el 50% del dinero para que al consumidor no pague tanto, pero las eléctricas si reciban de facto ese 10% de incremento. Es decir, se reducen los costes regulados, las primas de manera retroactiva, para poder incrementar ese 20% los costes de mercado sin que el balance costes regulados más costes de mercado tenga que subir un 10%

En concreto a las plantas fotovoltaicas ya conectadas se les reduce durante tres años la prima ya comprometida un 15%, es decir de manera retroactiva, durante tres años y posteriormente se les devolverá este recorte. Sobra decir que al contrario que con los eólicos y los termoeléctricos este acuerdo ni se ha intentado negociar con la fotovoltaica. La última reunión con el ministerio fue en julio. El ministerio también sabe que a nosotros nos han engañado más veces que a nadie, así que tampoco, sinceramente tenía sentido. Para el sector ya no es una cuestión de vivir o morir, sino de luchar y hacerlo con dignidad. Es decir se traspasa el problema a dentro de tres años en el mejor de los casos. Obviamente los fotovoltaicos litigaremos y es posible, incluso, que ganemos. Pero pasarán para ello tres años o más y el gobierno habrá obtenido ese margen de tiempo con una decisión posiblemente ilegal. Política de tierra quemada. Ahora la cuestión es aguantarse en el poder a cualquier precio, aunque sea difiriendo todos los problemas, y no hablamos solo de la electricidad. Política de tierra quemada.

Además se obliga a todos los generadores a pagar por usar la red de distribución. Algo tremendamente injusto en el caso de todos los renovables que son en la inmensa mayoría inversiones particulares al margen de las eléctricas y que, por imperativo de las eléctricas, fueron obligados a construir por las empresas eléctricas miles de centros de transformación y líneas eléctricas de evacuación que se pagaban con el dinero del proyecto renovable correspondiente, mejorando la calidad de la red y obligados, posteriormente a regalársela a la empresa eléctrica correspondiente. Ahora nos vemos obligado los renovables a pagar por el uso de lo que pagamos y regalamos a una compañía eléctrica. ¿Es esto un gobierno de izquierdas? ¿Un gobierno que legisla no para beneficiar a los poderosos, sino para actuar de manera justa?

En definitiva, los chanchullos del gobierno, muchas veces desvelados de este blog y confirmados por la Comisión Nacional de la Energía, la Comisión Nacional de la Competencia y otros han alcanzado cotas inimaginables en el sector eléctrico, para beneficio de unos pocos y perjuicio de los consumidores y de una industria que en su momento fue puntera, no hablo ya solo de la fotovoltaica, sino de toda la renovable, que es y será mucho más de futuro y que pasa serios problemas en España. Por poner un mero ejemplo los diversos EREs de Gamesa, el principal fabricante eólico de España y uno de los cinco principales del mundo.

Recomendamos la lectura de esta noticia aparecida hoy en Expansión: "Competencia denuncia la manipulación de precios de las eléctricas"
El presidente de la CNC dice cosas tan claras como: "Resulta escandaloso [la formación del precio de la electricidad], y pasa con la tranquilidad de todo el mundo, que las generadoras estén cobrando la energía producida por centrales que están ya superamortizadas, como son las hidroeléctricas y algunas nucleares, al mismo precio que los de otras energías."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada